Thomas Jefferson’s handwritten copy of the Declaration of Independence; paper is browned and folded with script handwriting
Thomas Jefferson (1743–1826)
Thomas Jefferson’s handwritten copy of the Declaration of Independence
Entre el 4 de julio y el 10 de julio de 1776
Thomas Addis Emmet Collection, Manuscripts and Archives Division
2

Thomas Jefferson’s handwritten copy of the Declaration of Independence

Transcript below

Actor: “Sostenemos como evidentes estas verdades: que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su Creador de ciertos derechos inherentes e inalienables; que entre estos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad”. 

Daniel Alarcón: Esa es la famosa segunda oración de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos de América. ¿Pero lo es realmente?

El Congreso pasó dos días debatiendo y editando el borrador original de la Declaración de Thomas Jefferson antes de adoptarla el 4 de julio de 1776. Jefferson escribió esta versión poco después para preservar el texto original. Subrayó los cambios que había realizado el Congreso, lo cual nos sirve como un recordatorio de que incluso los textos fundacionales más importantes surgen de un proceso de revisión.

Algunos de los cambios textuales introducidos por el Congreso modificaron la Declaración de manera fundamental. Algo que se dejó completamente fuera de la versión final, pero que aparece en esta versión, por ejemplo, es una vehemente denuncia contra la trata de esclavos, a la cual Jefferson llama “una cruel guerra en contra de la naturaleza humana” y un “cúmulo de horrores”, esto a pesar de que él mismo esclavizó a varias personas. A lo largo de su vida, fue dueño de más de 600 personas y concedió la libertad a tan solo unas pocas. 

Sin embargo, el fragmento de Jefferson que se omitió nos ofrece la extraordinaria oportunidad de imaginar cómo la historia podría haber sido distinta si, desde el comienzo, los Estados Unidos se hubiera pronunciado en contra de los flagelos de la esclavitud. 

End of Transcript

We gratefully acknowledge the editorial guidance of Dr. Danielle Allen of Harvard University and Dr. Alpen Razi of California Polytechnic University.